Polimacerado

En el artículo anterior donde veíamos la manera de hacer correctamente una emulsión, empleábamos aceite de aguacate BIO, sin embargo, he de confesar que hice trampa, pues no empleé el magnífico aceite de aguacate sólo.

Como quiera que la limitación de emplear un solo aceite era grande, la editora de Natural mola más sugiere el empleo de un macerado con nada más y nada menos que 9 vegetales. La aportación en principios activos apolares de dichos vegetales será prodigiosa, sin embargo existe un problema si quisiéramos realizar un macerado múltiple nueve veces: la dinamización por el cual se recogen dichos principios (extracción y agitación) implica que la droga seca se embeba del aceite extractor y por ello en cada maceración existe una perdida que más allá de una maceración con dos vegetales se hace improductiva.

Vamos pues a realizar una polimaceración, es decir, vamos a emplear los vegetales en su parte alícuota para un solo proceso de maceración conjunto. Con ello, es verdad, conseguiremos menor proporción en la extracción de principios que si se hiciera con cada uno de los vegetales por separado, sin embargo, la perdida de aceite en el proceso es menor (en comparación) y la suma de las partes dará un resultado excepcional.

Los vegetales que Mimoko nos sugiere son:

los-9-vegetales

de izquierda a derecha de arriba abajo

1 Cola de caballo (Equisetum arvense)

2 Laurel (Laurus nobilis)

Helicriso (Helicriso italicum)

4 Manzanilla (Chamaemelum Nobile)

5 Hinojo (Foeniculum vulgare)

6 Escaramujo (Rosa canina)

7 Caléndula (Caléndula oficinalis)

8 Mielenrama (Achillea Millefolium)

9 Romero (Rosmarinus officinalis)

Como veis, unos vegetales llenos de propiedades que podéis comprobar en muchos sitios web. El proceso lo podéis seguir en el vídeo , la proporción droga solvente fue de 1:10, osea unos 81 gramos por litro de aceite de aguacate que fueron totalmente cubiertos  por el aceite gracias al proceso de pulverización al que sometimos a los vegetales.

Comentar que el escaramujo o rosa canina de aspecto parecido a la rosa mosqueta presenta unas semillas muy duras a las cuales hay que someter a un proceso de machacado si queremos extraer sus ricos aceites omega 3.

El proceso empleado ha sido macerado en caliente regulado a 38,5ºC en baño maría durante 6 horas, contando una vez alcanzada la temperatura, con agitación programada de 5 minutos cada hora. El residuo se exprimió y el líquido se sometió a filtración en embudo Büchner y papel de filtro cualitativo rápido. Como quiera que aprovechamos la ocasión, se realizó una cantidad por encima del uso inmediato y se almacenó el sobrante en frasco de vidrio esmerilado ámbar y se añadió un 0,1% de vitamina E por precaución.

 Este es el vídeo completo:

Hemos visto como enriquecer la parte lípida de nuestra emulsión, nos queda pendiente la parte acuosa con el hidrolato, pero esto será en un próximo artículo.