Pistola de silicona como exprimidora

No me cansaré de deciros que uno de los aspectos más satisfactorios de la cosmética casera es la elaboración propia de hidrolatos, hidroglicerinados , oleatos,…

Sabemos de la calidad del disolvente, del vegetal empleado, del procedimiento, somos nosotros los que controlamos el proceso para la extracción de los principios activos que determinarán nuestra extracción y no es, por tanto, descabellado que queramos extraer hasta la última gota de nuestro preciado líquido.

Cuando te surge una idea puede que ésta ya se la haya ocurrido a alguien con anterioridad y es por ello que documentarse es lo primero que hay que hacer. No vi nada semejante en la red y decidí que valía la pena arriesgarse e intentar un método para prensar el vegetal de nuestros macerados y extraer todo lo que en el proceso de extracción del disolvente queda embebido en el interior del vegetal, lo que se me ocurrió fue utilizar una pistola de silicona (espero que ese nombre se entienda en América, afortunadamente existen las fotos). Ya desde ahora decir que el resultado no fue el esperado.














pistola de silicona abierta

pistola de silicona cerrada

La pistola utilizada fue una de tipo cerrada donde introdujimos el vegetal para que fuera comprimida por el émbolo que se puede ver en la imagen de la pistola abierta, como veréis en el vídeo el intento fue bueno pero el resultado fue inferior al que obtuvimos al utilizar el extractorhttps://hardwarecosmetica.wordpress.com/2014/10/08/extractor/ que ya vimos en un anterior artículo.

Lástima que el cierre roscado del tubo no sea hermético lo que permite que el líquido se salga por él cuando la presión aumenta; por otro lado el vegetal puede avanzar por la boquilla con lo que el prensado no acaba de formar un bloque,

En fin si alguien no lo hace no se puede saber si funcionará. Quizás algún lector en un futuro se le ocurra como mejorar este aparato, os dejo un vídeo del proceso.

Agitador casero para macerados

La maceración es el proceso por el cual los principios activos que se encuentran en los vegetales difunden desde el interior celular al medio disolvente que lo envuelve completamente durante un determinado tiempo. Según el disolvente a la maceración se le conoce como alcohólica, lipídica (aceites, grasas…), hidrólica, glicólica, glicérica o combinaciones de algunas de ellas, en cualquier caso la maceración tiene unas características que hemos visto en anteriores artículos y en su elaboración diferentes procedimientos que varían de un artesano a otro.

macerationscalLa maceración en frío, tiene ventajas e inconvenientes a la hora de extraer determinados principios, así es más ineficaz a la hora de extraer diferentes principios frente a otros procedimientos de extracción,  menos eficaz con sustancias livianas y mejor con pesadas, etc…pero en general contamos con un procedimiento que requiere poca técnica y utillería.

Una de las operaciones que hay que realizar si o si, es la dinamización. Como sabéis el paso de solutos (los principios que queremos extraer p.ej.) se realiza siempre desde la zona de más concentración hacia la de menos, por tanto cabría esperar que simplemente dejando el vegetal inmerso en el disolvente alcanzaremos el equilibrio sin hacer nada, esperando un tiempo pacientemente.

Sin embargo otros fenómenos físicos intervienen en el proceso, temperatura, gravedad, densidad, viscosidad,…un burdo ejemplo: si vierto en un recipiente dos vaso de agua uno salada y otro dulce nos dará una mezcla de agua algo salada, pero si yo vierto primero la salada y luego con muchísimo cuidado gota a gota la dulce, resulta que se queda flotando sin mezclarse, como ocurre en los acuíferos próximos a la costa que son explotados mediante pozos. ¿Qué ocurre cuando se sobre explota dicho pozo?  la zona dulce es estrecha y las turbulencias mezclan y salinizan el acuífero.

Tenemos pues que ayudar a nuestro macerado y hacer que durante el periodo de maceración, todo el disolvente entre en contacto con el vegetal, evitando que por motivos que mencionábamos más arriba queden partes con gradientes diferentes de concentración, esto lo conseguimos agitando diariamente por lo menos nuestro macerado.

Para evitarnos, más los olvidos que la faena de agitación, he construido este agitador casero: dificultad fácil

materiales: un ventilador viejo de ordenador, un tupper de plástico que quepan los recipientes que usemos para las maceraciones, unos tornillos con tuercas, un tornillo de madera, 4 ventosas de plástico del baño, y un trasformador de 12 voltios (en los chinos hay por 5,50 euros unos con muchas salidas y voltajes)

Os pongo un vídeo casi en tiempo real de su construcción.

Lamento los fuera de plano ocasionales, afortunadamente es muy sencillo fabricarlo y como los ventiladores no gastan nada puedes construir y hacer funcionar a la vez sin ningún problema hasta 4 agitadores a la vez con el mismo transformador aprovechando las puntas, eso si el ruido será importante.

20150327_192045

hasta botellas de litro sin problemas