La tintura de Benjuí (Styrax benzoin)(1/2)

La resina es una sustancia orgánica que ciertos vegetales principalmente árboles generan cuando su corteza presenta alguna herida producida por insectos u otras causas, Wikipedia se refiere a la resina como una mezcla compleja de terpenos, ácidos resínicos, ácidos grasos y otros componentes complejos: alcoholes, ésteres…son estos preciados componentes los que han hecho que el hombre lo busque por doquier. Además de las conocidas en coníferas (pinos) está presente en un árbol llamado Styrax benzoin y de él se extrae la resina de Benjuí. Ha sido tanto su interés que el Styrax ha sido objeto de una explotación que podemos decir hoy en día que es un árbol de cultivo.

Styrax benzoin
bosque de Styrax
resina de Styrax llamada resina de Benjuí

La tintura de Benjuí. Elaboración

La forma habitual de utilización de la resina de Benjui es a través de la tintura del mismo nombre. Aún cuando estrictamente no es una tintura pues no existe un vegetal del cual queramos extraer sus principios, mediante la acción del alcohol, bien por maceración, percolación o similares. Sin embargo se ha extendido este nombre para la disolución del resinoide en alcohol.

Mencionar que cuando un producto cae en manos de la industria y adquiere un valor, en seguida aparecen productos similares, con calidades diferentes, de procedencias sospechosas y que pueden hacer que nuestro esfuerzo en su elaboración sea un fracaso.

Restos de diferentes sustancias encontrados entre la resina

La elaboración de la tintura según el Codex de la Farmacopea Francesa a principios del XIX sería de la siguiente manera:

  • 4 onzas de benjuí en polvo
  • 1 libra de alcohol de 34º Cartier = 86º
  • 15 días en maceración con agitación y posterior filtrado

En la actualidad tenemos diferentes maneras de elaborar la tintura, en la bibliografía os dejo la de la Farmacopea Argentina y me ha gustado la que emplean en la Universidad de Trujillo , Facultad de Farmacia y bioquímica en Perú:

20 gramos de resina. Pulverizaremos la resina de Benjuí trabajándola en mortero para que su dispersión en alcohol sea más efectiva.

20 mililitros de alcohol (etanol) de 80º (ya sé que no tienes, el que tienes tú es de 96º de la farmacia, puedes utilizar la convertidora en este mismo blog para otras cantidades, para 20 ml de alcohol de 80º hay que añadir 3,4 ml. de agua destilada a 16,6 ml. de alcohol de 96º )

Mezclamos ambos y los dejamos «macerando» una semana con agitaciones esporádicas.

Filtramos con papel filtro estándar y

Diluimos el resultado añadiendo 80 ml de alcohol de 80º (66,5 ml de etanol de 96º + 13,5 ml de agua destilada)

Obtendremos una tintura con relación 1:5 p/v ó una disolución al 20% (20 gr. de resina y 80 gr de alcohol)

Un segundo método:

Dilución de 20 gramos de resina de Benjuí previamente pulverizada en 50 ml de alcohol de 80 º en frasco cerrado, dejamos «macerando» 15 días, agitamos diariamente, filtramos con papel de filtro estándar y reservamos el alcohol obtenido.

Recogemos el residuo de la filtración y lo introducimos en otro frasco con 50 ml. de alcohol de 80º y lo mantenemos en maceración otros 15 días, filtramos y unimos el contenido de ambos frascos.

Se obtiene una tintura con relación 1:5 p/v ó una disolución al 20%

El tercer método sería tal cual se recoge en el Códex:

Pese a que en ocasiones he encontrado páginas donde se decía que el procedimiento empleado era según el Codex, en realidad y así lo podéis comprobar el método empleado tal y como lo recoge la Pharmacopée Française en su primera edición de 1835 es como os adelantaba al principio del artículo:

  • 12,5 gramos de resina de Benjuí
  • 50 gramos de alcohol de 86

Parece que se obtiene una tintura con relación 1:4 aunque el hecho de no ser una tintura real sino una disolución alcohólica y en este caso no se expresa en peso/volumen sino en peso/peso, por eso en este caso también la proporción es 1:5 p/v ó una disolución al 20%

En el próximo artículo veremos las utilidades de la tintura de Benjuí

Bibliografía

Tintura de Eucalyptus (2/2)

Vimos en el artículo anterior como elaborábamos las tinturas de Eucalyptus tanto por el procedimiento de maceración como el de percolación queda ahora simplemente recoger el esfuerzo de nuestro trabajo y hablar del resultado.

Eucalyptus

Maceración:

Una vez finalizado el proceso filtraremos el contenido y guardaremos nuestra tintura en botella de cristal ámbar comprobando que la relación solvente tintura sea 1:5, como quiera que durante el proceso se van a producir pérdidas por evaporación, porque el vegetal embebe parte del alcohol, el que pueda quedar en el papel de filtro, etc., podemos efectuar un lavado del residuo con algo más de alcohol y volverlo a filtrar añadiendo hasta obtener los 100 ml exactos.

Percolación:

La tintura ha ido fluyendo bien filtrada gracias a la torunda de algodón prensado que pusimos en la parte más estrecha del percolador justo antes de la llave. Finalizaremos extrayendo el vegetal molido, lo dispondremos en un frasco y lo lavaremos con el resto de alcohol que nos sobró, uniremos ambos líquidos y lo filtraremos con papel filtro estándar obteniendo una tintura que debe ser ajustada a 100 ml. bien añadiendo alcohol de 70º o bien permitiendo la evaporación hasta alcanzar dicho volumen.

tinturas por maceración y percolación iguales prácticamente

Tenemos pues nuestras tinturas normalizadas en cuanto a graduación alcohólica y en la proporción vegetal/solvente 1:5

¿Hemos realizado una buena tintura?

En un laboratorio de una universidad o de una farmacéutica podríamos comprobar si los componentes que presenta la tintura de Eucalyptus están presentes y si aquellos que no deben estar, están ausentes. Para ello se cuenta con un grupo de sustancias que se llaman reactivos que ejercen sobre el preparado en cuestión, reacciones químicas que demuestran la existencia de tal o cual sustancia. Basta echar una ojeada a esta página para ver más de cuatrocientos reactivos diferentes. No obstante al estudiar la investigación de la Universidad de Santiago de Cuba vimos en el caso concreto de la tintura de Eucalyptus varios reactivos de los cuales un par de ellos tenemos todos en casa, uno si hacéis jabones también y otro que lo reconocí por mis trabajos juveniles en electrónica, casualmente ellos son capaces de demostrarnos la presencia de: polifenoles, aceites esenciales y fenoles taninos o sea lo más importante de la tintura. Son estos:

  • El hidróxido sódico (OHNa) más conocida por sosa
  • El ácido sulfúrico (sustituido)
  • Sudan III (sustituido)
  • Cloruro férrico (elaborado)
Los reactivos

Utilizaremos 3 diluciones de nuestra tintura al 10% y una al 50% con alcohol de 70º

Tanto la sosa como el ácido sulfúrico son reactivos para determinar la presencia de polifenoles, sosa tenemos y en vez de sulfúrico vamos a emplear el ácido clorhídrico más conocido por salfumant o muriático que nos va a servir (utilizaremos la concentración de la disolución de nuestra tintura del 50%). El primero torna al rojo la tintura y el segundo al calabaza siempre y cuando la tintura posea polifenoles.

El Sudán III es un tinte muy efectivo de color rojo que se utiliza para teñir grasas, nosotros no tenemos ese, pero me queda un poco de tinte para jabones de color verde que nos va a servir y si una dilución de nuestra tintura se tiñera del color del tinte es que tiene un componente que será de naturaleza lipófila y solo hay uno: el aceite esencial.

El cloruro férrico es más complicado de obtener pues aunque hace algunos años lo podías encontrar en cualquier tienda de electrónica parece ser no sé si por seguridad, por toxicidad o no sé porqué el caso es que ha sido sustituido por otro producto que no nos sirve. Se puede elaborar de manera casera y así lo hice a partir de hierro, clorhídrico y agua oxigenada que será objeto de otro artículo. La adición de unas gotas de este producto reacciona volviendo negra la solución si esta contiene taninos.

reactivos, disolución de tintura y en el vaso la tintura

Hemos hecho una tintura siguiendo el procedimiento adecuado y encima hemos podido comprobarlo experimentalmente. Vamos a ver en vídeo la recogida y el análisis de nuestra tintura:

Bibliografía: ver capítulo anterior

Tintura de Eucalyptus (1/2)

elaboración mediante maceración y percolación

El Eucalipto es un árbol originario de Australia y Tasmania pero que está ampliamente extendido y cultivado, si haces una búsqueda en Wikipedia te ofrecerá más de 200 variedades siendo la más empleada la globulus. Son sus hojas las que contienen principios que nos serán de mucha ayuda:

Principales constituyentes (fuente fitoterapia.net)

Aceite esencial (1-3,5 %): cuyo principal componente es el 1,8-cineol o eucaliptol, junto con globulol, trans-pinocarveol, α-terpineol, cimeno, α-pineno y β-pineno.
Flavonoides: rutósido, quercitrósido, isoquercitrósido, hiperósido y eucaliptina (5-hidroxi-6,8-dimetil-7,4′-dimetoxi-flavona).
Euglobales y macrocarpales: terpenos resultantes de la condensación de una acetogenina de tipo floroglucinol y un monoterpeno o sesquiterpeno, respectivamente.
Triterpenos derivados del ácido ursólico (2-4 %).
Taninos hidrolizables.

El Eucalyptus tiene propiedades como antitusivo, expectorante y antiséptico y son varias las maneras de conseguir ese efecto,

Por un lado tendríamos infusiones para vahos de las hojas en agua, aproximadamente 10 gramos por litro de agua caliente.

También podemos obtener vahos mediante el aceite esencial que dejaríamos evaporar en agua caliente unas gotas.

Por fin también cabe realizar una tintura con las hojas y será este procedimiento el que mostremos a continuación empleándose de la misma manera que con los aceites esenciales. Además la tintura de Eucalipto puede formar parte de algún otro preparado más potente para los síntomas del catarro, la gripe, etc…que afectan a las vías respiratorias.

Existen dos métodos para realizar la tintura:

  • la maceración
  • la percolación

En ambos casos emplearemos alcohol etílico (etanol). La graduación del mismo puede ser, según la documentación consultada, entre 60º y 83º, elaboraremos siguiendo lo recomendado en la monografía de la EMA (Agencia Europea del Medicamento) en la cual nos permiten su elaboración con etanol entre 68º y 80º, entre ese margen he escogido la graduación de 70º pues es aquella que más frecuentemente utilizamos en otras cuestiones (desinfección de utensilios que no permiten la ebullición con agua, elaboración de geles desinfectantes de manos, etc…) así pues, como ejemplo, anotar que tendremos casi un litro de alcohol de 70º si unimos 588 gramos (72,6 cl.) de alcohol de 96º y 274 gramos de agua (la mezcla merma en volumen no os habéis equivocado).

Tenemos ya el alcohol preparado, ahora le toca el turno al vegetal. Como quiera que lo que vamos a realizar es una tintura nos aseguraremos que el vegetal (las hojas de Eucalipto) esté seco, al proceso de tratamiento con vegetal fresco se le denomina alcoholatura y no es nuestro objetivo. Por supuesto las hojas presentan unos verdes característicos en el haz y el envés y descartaremos aquellas que presentan tonalidades oscuras. Por supuesto también descartaremos aquellas que presenten insectos o ácaros o la presencia de huevos, picaduras, necrosis,…

Cribado

Vale, las tenemos limpias y ahora debemos preparar cantidad suficiente de vegetal para que la proporción sea de 1 parte de vegetal por 5 de alcohol. Simplemente para cumplir dicho imperativo debemos triturar las hojas pues si no, el alcohol en la proporción descrita no podría cubrir el vegetal cuando los unimos en un frasco. Sobre el grado de trituración del vegetal no existe tampoco un consenso adecuado pero a efectos prácticos tras una primera trituración en trozos pequeños eliminaremos las partes leñosas (ramitas, peciolos, corteza del árbol,…) y una vez hecho esto cogeremos los trozos de hojas y los pulverizaremos con un molinillo del tipo café, filtraremos el contenido con un tamiz (o una rejilla de cocina, de tela mosquitera,…) y despreciaremos lo que no lo haya atravesado ( nervios de las hojas, trozos grandes,…).

Pulverización
Tamizado
Pesado

El motivo del molido es simple, al ser las partículas de eucalipto más pequeñas existe un mayor contacto del solvente con el vegetal, unido a que el molido rompe la estructura vegetal que contiene los principios arriba mencionados, nos dan una tintura de mayor calidad.

Ya tenemos el alcohol y el vegetal, pongamos por ejemplo 20 gramos de eucalyptus y 100 de alcohol, ahora si vas a

Macerar:

Vertiddo del vegetal en el frasco de maceración

Dispón dentro de un frasco de vidrio que pueda cerrarse herméticamente los 20 gramos de Eucalyptus y vierte sobre él los 100 ml de alcohol, agitaremos, taparemos el frasco si fuera transparente y nos aseguraremos de agitar periódicamente el mismo durante 10 días. (la agitación es un sencillo mecanismo que hace que partes de alcohol en contacto con la planta sean sustituidos por otros más «nuevos» todo ello en el mismo frasco, al final poco se puede hacer pero hay que hacerlo).

El frasco se tapa y se agitará frecuentemente

Percolar:

El percolador es un recipiente cónico invertido que presenta en su parte inferior una llave que abre o cierra el flujo del menstruo (líquido solvente con los principios disueltos) hacia un recipiente de recogida. En su parte superior una o dos tapas nos permiten la incorporación del vegetal y del solvente. La percolación es el único procedimiento que se menciona en las farmacopeas, como quiera que efectuaremos la tintura de ambas maneras podremos comparar.

Introduciremos un algodón humedecido con alcohol de 70º y lo dispondremos en la parte más estrecha del percolador con el propósito de que el vegetal molido no pase a la llave de cierre y la obture, humedeceremos el vegetal con un poco de alcohol para permitir su hinchado durante unos minutos y a continuación lo verteremos en el percolador añadiendo acto seguido el alcohol de 70º en cantidad suficiente para cubrir el vegetal dos dedos por encima. Abriremos la llave para permitir el paso del alcohol y en cuanto caigan algunas gotas la cerramos de nuevo. Nos sobrará alcohol que será empleado más tarde. Dejaremos en maceración durante diez días tapando el percolador transparente con papel de aluminio. Trascurrido ese tiempo abriremos la llave de tal manera que tan solo caiga una gota cada 8 o 10 segundos ritmo que naturalmente nos demorará algunas horas (1 día o dos).

Un vídeo con el proceso de elaboración, en el próximo artículo veremos el resultado e intentaremos comprobar que nuestra tintura es correcta:

Bibliografía

  • Monografía Eucalyptus
  • Manual de fitoterapia E. Castillo
  • Preparaciones galénicas de consistencia líquidas Miguel Machaca
  • Tinturas Universidad interamericana para el desarrollo
  • Benficios y usos del Eucalipto Universidad autónoma Gabriel René Moreno
  • Procedimiento normalizado de trabajo elaboración de tintura

La luz y la piel (5) Antioxidantes, radicales libres. El aceite que mejor extrae los carotenos es …

Los átomos y grupos de átomos quieren tranquilidad, en su capa más externa una parejita de electrones juegan al gato y el ratón en el espacio más alejado del núcleo del átomo.

radicales-libres

imagen encontrada en hidro Wellness

El malo de la película hace su aparición y puede ser algo físico (radical libre proveniente de alimentos, de toxinas, de humo, de antibióticos, de contaminación,…) pero también puede ser algo que no vemos pero que golpea con fuerza , la radiación ultravioleta. El malo captura uno de los electrones para su propia estabilidad y deja al protagonista huérfano, incompleto y estresado, no lo puede soportar y sin pensárselo mucho roba un electrón al vecino más próximo, éste a su vez hace lo mismo, etc. Todo es  muy rápido y este proceso puede repetirse cientos de veces en tan sólo el tiempo que empleas en un parpadeo.

Esta acción puede ser empleada por el propio organismo pues lo necesita para sus historias (procesos metabólicos) o para la guerra (procesos antimicrobianos) pero bajo la supervisión de los cuerpos de seguridad  con sus antioxidantes. Si la presencia de los malos supera a la de los buenos en número o en ocasiones, ocurren cosas nada buenas.

¿Quién son los buenos? Los antioxidantes. Son moléculas que pueden ceder esos electrones que le hacen falta a los radicales libres para dejar de serlo. Entre ellos tenemos:

  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Carotenoides
  • Compuestos fenólicos

En el grupo de los carotenoides tenemos: carotenos α y β, licopenos y otros.

Uno de los factores no sólo del envejecimiento y deterioro de la piel sino además de las complicaciones que pueden producirse en las superficies de lípidos en las células,  cadenas de ADN , las proteicas etc. son debidas a los radicales libres y como hemos visto uno de ls factores que los provocan es la radiación ultravioleta, tenemos pues que combatirlos.

Vimos en el artículo del serum acuoso el tándem vit. C y vit. E. En esta ocasión nos centraremos en los carotenos que son unos pigmentos o sea que colorean y son muy abundantes en ciertos vegetales; son los precursores de la vitamina A. Como quiera que estos son liposolubles (no se disuelven en agua) emplearemos aceite para realizar una maceración de un vegetal con gran cantidad de carotenos: la zanahoria (Daucus carota).

carlotaHemos elegido este vegetal por la gran cantidad de caroteno que contiene tanto de tipo α y β, sobre todo el último se convertirá en vit. A pero ambos son poderosos antioxidantes todo ello unido a una facilidad de manipulación superior a la de otros vegetales.

La cuestión es que no he sido capaz de encontrar ningún estudio fiable que nos demuestre qué aceite es el más idóneo para efectuar la extracción de los carotenos. En principio y puesto que no se encuentra una afinidad especial mencionada en alguna monografía al respecto, la norma general es que aquellos aceites que contengan ácidos grasos con más insaturaciones serán más extractivos y entre ellos los que tengan cadenas más largas (más fáciles de romper), también hay que decir que los aceites ligeros extraerán más que los más densos.

De la teoría a la práctica

El método empleado en laboratorio consistiría en dilución del aceite en disolventes orgánicos y realizando  cromatografía (HPLC), espectrofotometría,…  procedimientos que no somos capaces de emular en casa y es por ello que os planteo el siguiente experimento:

Maceraremos 2,5 gramos de zanahoria cortada con pelador (en un principio ideé la experiencia moliendo el vegetal, afortunadamente preferí trozos más manejables) y desecada un tiempo suficiente (lo vimos cuando realizamos una desecadora casera) en  15 ml de los siguientes aceites:

  • oliva
  • sésamo
  • caprylis
  • salvado de arroz
  • ricino
  • girasol
  • jojoba
  • soja
  • almendra
  • coco

20190521_205736como quiera que el caroteno es un pigmento anaranjado, aquel aceite que en igualdad de condiciones (tiempo, temperatura,etc.) que se haya coloreado más, será el que más haya extraído.

La dificultad estriba en determinar eso pues los tonos verdosos de uno camuflarán el rojo frente a otro aceite más amarillento por ejemplo. Así una vez finalizado el periodo de maceración y filtrado los aceites se pudo establecer una gradación de color anaranjado en 9 de ellos (el macerado en aceite de oliva presentó un color fuera de la paleta) donde 3 observadores a ciegas e independientemente establecieron idéntico resultado. Sin embargo no podemos saber, como decíamos arriba, cual de ellos extrajo más por su variado color inicial.

Cuando diseño el experimento sé que va a ocurrir esto y viene a mi mente un concepto de trigonometría llamado ángulo complementario. Cuando una esquina recta 90 º es dividida en dos trozos sabemos que si un trozo tiene pongamos 30 grados el otro tiene 60 grados . Si uno tiene 20 el otro 70 , etc.

Imaginemos que la zanahoria tiene 90º de caroteno y que un aceite le extrae 60 dejará en el resto de la zanahoria 30, otro aceite le coje 45 y dejará pues 45, otro coge 80 dejará 10 y así sucesivamente. Como los que extrae no los puedo medir bien, si pudiera coger los otros que deja con el mismo líquido extractor para todos igual, yo haría una comparativa y luego le daría la vuelta. ¡Vamos a verlo¡

Extraeremos los trozos de zanahoria del envase y los secaremos con papel absorbente, para eliminar por completo cualquier resto de aceite los introduciremos en sobres de papel absorbente también y los prensaremos, a continuación los introduciremos en otros envases y enrasaremos los mismos con alcohol y los tendremos macerando en él en un recipiente con temperatura controlada hasta agotar prácticamente el vegetal. Trascurrido un tiempo  comparamos las tinturas resultantes y aquel alcohol que presente menos coloración corresponderá con el aceite que más extrajo. De nuevo colaboradores de nuevo a ciegas (y esta vez la tintura de los restos procedentes  de la maceración de oliva virgen extra no fue detectada)  establecieron un gradiente de colores que arrojaron empates en determinadas posiciones.

La composición química de los aceites y su densidad haciendo una media de proveedores y de fichas técnicas de laboratorio fue la siguiente:

ACEITE DENSIDAD % INSATURADOS OLEICO LINOLEICO LINOLENICO OTROS
Soya 0,897 86 22 55 8 1
Girasol 0,903 90 27 58 4 1
Almendra 0,91 91 68 20 2 1
Salvado de arroz 0,91 80 43 34 2 0
Oliva VE 0,913 88 76 8 2 2
Coco 0,915 15 11 4 0 0
Sésamo 0,915 15 11 4 0 0
Ricino 0,933 95 6 3 1 85
Caprylis 0,945 0 0 0 0 0
Jojoba 0,86 0 0 0 0 0

En base a estos datos y a los resultados obtenidos, uno esperaba encontrar esa milagrosa pauta que determinara el porqué de la excelencia de una aceite sobre otro, sin embargo no encuentro ninguna justificación ni en densidad, porcentaje de ácidos grasos insaturados, tipo de ácidos, etc… pues los resultados fueron los siguientes:

20190701_211445

  1. Sésamo, Soya y Jojoba
  2. Girasol y Almendra
  3. Salvado de arroz y Oliva Virgen extra
  4. Caprylis
  5. Coco
  6. Ricino

Se trataba de una lucha a muerte entre los pesos pesados de la extracción, no teníamos documentación al respecto y hemos sido capaces de ingeniárnoslas para establecer con fundamento

el podium de ganadores:

jojoba,sésamo y soja

Jojoba, Sésamo y Soja

Os dejo un vídeo del experimento que creo que nos ha servido para dar un pasito en nuestro objetivo de lucha contra los UV

Francesc Palomares

Bibliografia

Bioquímica  Albert L. Lehniner ( Johns Hopkins Univesrsity)

Radicales libres Dra. M. Avello Dr. M. Suwalsky (Universidad Concepción)

Polifenoles Tésis Sara Arranz (Universidad Complutense Madrid)

Carotenos M. Isabel Minguez y otros DEPARTAMENTO DE BIOTECNOLOGÍA DE ALIMENTOS. INSTITUTO DE LA GRASA (CSIC). SEVILLA

Extracción carotenos en Daucus carota Melisa Román y otros (SENA, Antioauía Colombia)

 

Extracción alcohólica (2)

Farmacopeas:

Las especies vegetales son numerosísimas y se encuentran prácticamente por todo el planeta, según Peretta se calcula que en el mundo existen 250.000 especies vasculares de las cuales sólo se conocen el 10% de ellas, se consideran medicinales 12.000 especies de las cuales 5000 están bien estudiadas. La distribución de éstas podemos verla en el siguiente gráfico:

ESPECIES

Esas especies que sabemos que tienen propiedades terapéuticas están recogidas junto con otra información en las llamadas Farmacopeas que  son códigos oficiales que recogen los estándares o requisitos de calidad de las materias primas farmacéuticas de mayor uso y formas farmacéuticas. Según Wikipedia Farmacopea son  libros recopilatorios de recetas de productos con propiedades medicinales reales o supuestas, en los que se incluyen elementos de su composición y modo de preparación editados desde el Renacimiento, y que más tarde serían de obligada tenencia en las oficinas de farmacia.

Lo que hay que tener en cuenta, es que cojas la definición que cojas, se trata de legislar sobre la elaboración de un producto y por tanto cada País tiene su propia legislación y por tanto nos encontramos con tantas farmacopeas como países (o casi). Y ahí tenemos el principal escollo, resulta que si quiero elaborar una tintura de un vegetal, la farmacopea tal da instrucciones para realizarse con alcohol de tantos grados y otra farmacopea da otra graduación. A veces resulta que coinciden en todo pero no en el método de extracción. Varias son las farmacopeas más reputadas por lo que se puede leer en la web y así sin ánimo de polemizar creo que las más fiables pudieran ser las de Brasil, Francia, Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y Europa, la primera por el gran material de que disponen y lo activo de su universidad (con mención también para México, Colombia y Argentina), la Francesa por tradición (se sigue clasificando en Botánica con el Bonnier ¡en francés!), la de Estados Unidos está respaldada por grandes organismos gubernamentales que obligan a cuidadosos ensayos clínicos para dar validez a los productos, la Alemana con su particularidad y la Europea que a la larga contendrá las farmacopeas de sus estados miembros, tanto es así que la española ya recoge íntegramente las ediciones 4,5 y 6 europeas así como algunas monografías propias. Estas dos últimas palabras las vamos a escuchar de vez en cuando, cuando vayamos a hacer una división del material vegetal (droga) y por la parte o tipo de vegetal empleado le corresponda una determinada concentración, pudiera ser que la especie en concreto que utilizas sea una excepción, por tanto no habrá manera alguna de asegurarse el mayor éxito sino es consultando la monografía de la especie. No puedo dejar de mencionar el papel que tuvo para nosotros la cultura árabe, pionera de todas las farmacopeas modernas y por ende de las americanas. También resaltar mi ignorancia por cuestiones idiomáticas con las farmacopeas asiáticas: India, China, Japón…

Conceptos generales, tipos de extractos.

calculadoraVeremos a continuación como según sea el principio activo que se pretende extraer o el vegetal donde se encuentre se utilizará una graduación alcohólica u otra y nosotros vamos a partir de una cantidad de alcohol de 96 que diluiremos con agua destilada para obtener las de inferior graduación. Recordamos, no hay que olvidarse de la densidad del etanol que es de 0.789 gramos por centímetro cúbico y que tan sólo el agua (a 4 grados centígrados) tiene una densidad 1 por cm3. Hay que fijarse y es muy frecuente confundirse y pensar que gramos y centímetros cúbicos es lo mismo, procuraremos que no ocurra y lo especificaré en otras ocasiones, aún a riesgo de ser pesado. Otra puntualización sería que estos datos están calculados para una temperatura de 20º centígrados o Ceslsius que es el estandar pero si trabajas a unos calurosos 34 grados en un litro de etanol no habrán 789 gramos sino 777 gramos.

En el anexo D del Tomo 1 de la Farmacopea Brasileña encontramos una lista exhaustiva con todos los pesos de las diferentes concentraciones de alcohol sin embargo, en este mismo Blog encontrarás el artículo con la calculadora para a partir de alcohol de 96 poder obtener los de menor graduación y evitarnos gracias al programita de hoja de cálculo, engorrosas operaciones.

Residuo seco

Este concepto hemos de tenerlo claro a la hora de elaborar nuestros extractos. Los alcoholes hemos visto que son disolventes muy reactivos y que en gran medida no trabajan solos, sino que lo hacen en compañía del agua, teniendo más cantidad de agua a medida que desciende la graduación. Cuando vayamos a elaborar un extracto deberemos además de considerar la graduación del alcohol, la cantidad de agua que posee el vegetal. Como normalmente vamos a emplear, pues así lo dicta la farmacopea correspondiente, el residuo seco del vegetal, deberemos proceder a su secado para que la relación vegetal-alcohol sea la correcta.

secadora¿cómo secamos? Los vegetales contienen una gran proporción de agua que debe ser extraída antes de preparar nuestra tintura, el método consiste en determinar cuanta agua va a perder una muestra del vegetal que tengamos, para ello pesaremos el vegetal anotaremos dicho peso y lo extenderemos, de manera que no se sobreponga la masa vegetal una encima de otra, en una plancha que introduciremos en el horno a una temperatura que puede oscilar entre los 30 – 50 grados, pasados 30 minutos extraeremos y cuidadosamente pesaremos la muestra anotándola en nuestro libro de registro, pasados otros 30 minutos volveremos a repetir el pesado, vemos como poco a poco va disminuyendo el peso de nuestro vegetal por la pérdida de agua, llegará un momento en que a pesar de permanecer más tiempo en el horno, ya no observamos una pérdida significativa de peso. Anotaremos para futuros usos ese tiempo global que hemos necesitado para eliminar la mayor parte de agua, pues pese a nuestros esfuerzos todavía el residuo seco contiene una parte de agua. Si el peso hubiese disminuido en un porcentaje mayor del 75% (p.ej. 80%), se considerará encuadrado en ese límite considerándose a efectos de mezcla con alcohol como si hubiera perdido el 75%, lo que no quiere decir que no haya que utilizar los gramos que corresponda (si hay que hacer una tintura con una parte de vegetal y 10 de alcohol se pondrán dicha cantidades y el alcohol a emplear, si perdió un 80%, será el alcohol que la farmacopea indique para vegetales que pierden el 75%).

Las denominaciones de diferentes extracciones alcohólicas

soxhletalcoholatos: En química orgánica, esa palabra tiene un significado distinto, en este contexto los alcoholatos se denominan a las extracciones alcohólicas producidas por destilación del vegetal fresco con alcohol. La planta fresca, flores, sumidades florales, brotes tiernos, cortezas con volátiles… son puestos a macerar durante varios días para luego ser destilados con alcohol de graduación baja a temperatura suave. En el libro del Doctor Gabriel Andral profesor de la Universidad de París «Diccionario de medicina y prácticas quirúrgicas» traducido parcialmente en 1839 se da la siguiente receta del Agua de la reina de Hungría: «Tómese de hojas y sumidades recientes de romero 1 parte, de alcohol de 36º 2 partes, destílese después de muchos días de maceración».

alcoholaturas: Las alcoholaturas son el resultante de efectuar una extracción alcohólica con el vegetal fresco, esto es así por que en la desecación se perderían los principios activos de naturaleza volátil que se evaporarían junto con el agua. En mi modesta opinión, esta denominación debiera evitarse para no crear más confusión, la extracción es similar a la que se conoce como tintura y simplemente se obvian procedimientos exactos definidos, como veremos, en la elaboración de tinturas y tinturas madres. No existe una definición clara, ni tampoco especialización, tampoco se encuentra bibliografía al respecto; parece que se utilice esta definición para hacer referencia a cualquier disolución en que el solvente sea el alcohol. Un ejemplo:  En la obtención de alcaloides tenemos el ejemplo de la Prosopis Juliflora (Mezquite) donde la planta fresca en el estudio de M.A. Rivera Gutiérrez de la Facultad de Químicas de Coahuila se somete a la acción de alcohol de 25, 50, 75 y 96º durante 15 días y obteniendo extracto acuoso por evaporación del alcohol obteniéndose mayor cantidad de principio activo en las alcoholaturas de 75 y 96 º.

Tinturas y tinturas madres: Reciben este nombre, las preparaciones líquidas que resultan de la acción disolvente y/o extractora de un solvente inerte hidroalcohólico sobre la droga vegetal. Nos paramos aquí, pero abordaremos como se merece (extensamente) en el siguiente capítulo esta cuestión. Por supuesto intentaremos dar respuesta, pues aún no lo hemos hecho,  a la pregunta ¿qué graduación de alcohol se debe emplear según el vegetal?

LABFARVEExtractos: pueden ser secos, húmedos y fluidos. Según la Farmacopea Brasileña el extracto seco tiene el 95% del residuo seco obtenido por evaporación del solvente con el que se extrajo la tintura al cual se le pueden añadir excipientes, el húmedo tiene al menos el 70% del residuo seco pudiéndose añadir antimicrobianos y el fluido procede de la disolución de droga o extracto seco en la que 1 parte de masa o volumen corresponde a 1 parte de masa de droga seca, pueden incluir inhibidores de microorganismos. En la imagen vemos el procedimiento que sigue el laboratorio Farve para la obtención de extracto 1:1

Bibliografía:

Reingeniería farmaceútica Marcelo Daniel Peretta

Flore complète Gaston Bonnier

Diccionario de medicina y prácticas quirúrgicas, G. Andral

Farmacopea Brasileña